viernes, 23 de marzo de 2018

Observación. Momentos faunísticos de un agente medioambiental: las mantis.


Empiezo a escribir esto a mediados de diciembre, mientras espero a unos señores del INIA, que vienen periódicamente a medir parcelas de pinar: diámetros, crecimientos, regeneración... cada loco con su tema, como siempre. Son las 9 de la mañana y ha helado un poco, un par de grados bajo cero. El caso es que, mientras acuden, con los ojos en modo macro y la cámara en la mano me pongo a buscar alguna foto bonita, telarañas y hierba helados, ya sabéis... apartando una espiga, algo se mueve entre el pasto, junto a mi mano, pero no lo veo a la primera. Después de unos segundos, otro balanceo... y ahí está: es una ninfa de Empusa. Ya se que me enrollo como una persiana, pero ella (es una hembra) es mi motivación para escribir está nota sobre los Mantodea ibéricos.

Empusa

Me gustan las mantis desde siempre: desde el miedo de la infancia (los chicos mayores decían que eran venenosas, lo que las hacía más fascinantes a mis ojos), a las sesiones de fotos, pasando por las "investigaciones" en las bibliotecas de la era pre-internet y los pocos libros que uno podía encontrar y comprar. Bendita Chinery. En fin, las mantis tienen muchas cosas que las hacen objetivamente interesantes: insectos llamativos, de tamaño mediano-grande, cazadores implacables, la “leyenda negra” del tema reproductivo... y luego está mi subjetividad: me parecen de los insectos más bonitos y perfectos. Sé que es una chorrada, todo ser vivo es perfecto, y si no lo es, se extingue. Pero qué le voy a hacer, uno tiene sus preferencias. Y no deja de ser curioso; taxonómicamente, Mantodea es un suborden dentro del orden Dictyoptera. En español, que los parientes más cercanos a las mantis son las cucarachas, posiblemente unos de los bichos menos atractivos para la mayoría de las personas.

Hay, además, una gran ventaja para su estudio: quizá sea la familia de invertebrados con menos especies en nuestra Península; son 9 géneros con una especie cada uno, y 1 género con 5, 14 especies en total. Y con caracteres distintivos más o menos claros, así que vamos a poder identificar la mayor parte de las mantis que veamos.

                Todas ellas son especies más o menos termófilas. De hecho, de las más de 2000 especies reconocidas, sólo unas 18 llegan al sur y centro de Europa; de ahí la “escasez” de especies que comentaba antes, es simplemente porque estamos cerca del límite septentrional de la distribución del suborden. En principio, los pastizales con matorral son el hábitat idóneo para todas ellas, aunque luego cada una se encuentra más a gusto en los pequeños micro-hábitats que se generan: como son predadores, seleccionan las zonas donde encontrar a sus presas potenciales. Las especies más grandes buscan zonas de pasto (son cazadoras activas, depredan sobre bichos casi de su tamaño, incluyendo ortópteros), Empusa las zonas de matorral bajo (a pesar de ser grande, no es muy poderosa, y su presa típica son los dípteros), Apteromantis los tomillares, Rivetina zonas más cálidas, con matorral más denso y adelfares…

A priori podemos diferenciar entre mantis grandes y pequeñas, siendo las grandes más “facilonas”. La mayor en tamaño y peso es Sphodromantis viridis, que suele ser verde y tiene un ocelo blanco en la mitad anterior de las tegminas (así se llaman el primer par de alas, membranosas pero algo coriáceas, que protegen al segundo par, que son las que utilizan para volar; el equivalente a los élitros en los coleópteros, vamos). Las hembras alcanzan los 9 cm de largo, mayor que cualquier otra mantis, y los machos miden hasta 7 cm con lo cual sí solapan con otras mantis, aunque la mancha blanca de las tegminas hace a la especie inconfundible... Esta es la especie grande más termófila, de distribución principalmente norteafricana y en el sur de la Península Ibérica, aunque cada vez es más frecuente en la zona centro. Lo cierto es que los machos son voladores ágiles y pueden hacer grandes desplazamientos, pero las hembras tienen restringida la movilidad, son tan pesadas que casi no pueden volar. Y, aun así, cada vez se las ve más al norte. ¿Han colonizando la Península recientemente? ¿Les está ayudando el “cambio climático”, sea lo que sea lo que signifique eso? ¿Llevan aquí más tiempo, y es solo que ahora hay más ojos mirando? Una cuestión digna de estudiarse…

Las dos siguientes en tamaño son Mantis religiosa y Empusa pennata, alcanzando las hembras los 7 cm y los machos algo menos. Mantis es la típica mantis, verde o parda, sin ningún ocelo en las tegminas, y tórax claramente más corto que el abdomen, que es liso. Da la impresión, sobre todo las hembras, de ser un bicho fuerte, macizo, al contrario que Empusa: alargada, delicada, tórax delgado y casi tan largo como el abdomen, que presenta varias protuberancias en cada segmento. También es parda o verde, y el macho tiene una "cresta" cónica en la cabeza y largas antenas plumosas; en la hembra la cresta y las antenas son más pequeñas.

Hay otras tres mantis algo más pequeñas pero aún llamativas: Iris oratoria, Rivetina baetica, y Pseudoyersinia paui; Iris es verde, pero se distingue muy bien porque el ala posterior está coloreada con un ocelo muy llamativo, azul y rojo, y en cuanto se mosquea lo enseña para disuadir. Ribetina también tiene ocelos en las alas posteriores, y los enseña cuando se la molesta, aunque son mucho menos llamativos. Es parda, más mimética, y el pronoto (la parte delantera del tórax) tiene el borde aserrado, se ve bien con lupa. Además la hembra tiene tegminas y alas truncadas, que sólo cubren la mitad del abdomen. En cuanto a Pseudoyersinia, es parecida a Mantis religiosa, más pequeña, y parece ser que está restringida a zonas mediterráneas litorales en Castellón y Tarragona. Nunca la he visto, y tampoco puedo dar muchas referencias sobre ella…

Esas eran las grandes. Las pequeñas son Perlamantis alliberti, Geomantis larvoides, Apteromantis aptera, y cinco del género Ameles.

Apteromantis aptera no tiene alas, ni esbozo visible de las mismas, pero lo compensa dando saltos, parece un saltamontes entre el pasto; es verde liso y de apariencia delgada, aunque lo más llamativo es la cabeza: con la mandíbula afilada hacia abajo y los ojos terminados en punta, y la "frente " escotada, tiene forma clara de V si la miramos de frente. Es la única mantis que está incluida en el CREA de Castilla-La Mancha, aunque no creo que esté realmente amenazada. Lo que pasa es que es endémica de la Península, y me da la impresión de que los primeros muestreos subestimaron la población.

Perlamantis alliberti es, quizá, la mantis "menos mantis" de todas: pequeña, parda, las alas casi transparentes que cubren totalmente y sobrepasan el extremo del abdomen; el tórax muy corto y el primer par de patas sin espinas... pues eso, "menos mantis".

Geomantis larvoides es exactamente eso, larvoide, con forma de larva. Esbozos alares, pequeña, Parece una ninfa de alguna otra mantis mayor, sobre todo de Ameles. Pero si nos fijamos en el tórax, en Geomantis es más ancho en el tercio delantero, mientras que en las Ameles es más ancho en el centro.

Y las Ameles... para  identificarlas hay tres "grupos": por un lado, A. spallanziana tiene los ojos en punta, parecidos a Apteromantis, aunque Ameles spallanziana sí tiene alas: perfectamente desarrolladas en el macho, gran volador, y esbozadas pero bien visibles en la hembra, que además tiene el abdomen engrosado y generalmente curvado hacia arriba. Por otro lado, en Ameles decolor los ojos son redondeados, el macho tiene alas y es buen volador y la hembra con esbozos alares, aunque no tiene el abdomen engrosado. Y, para terminar, Ameles assoi, A. nana y A. picteti, muy parecidas entre sí y con los ojos en punta terminados en una pequeña “espina” llamada mucrón. La determinación de estas tres especies se la dejo a los especialistas.

Aunque no tienen mucho valor, os adjunto dos pequeñas claves que he elaborado, por si os ayudan a identificar lo que veáis por el campo; hablan solo de adultos… las ninfas son otro cantar, aunque siempre se parecen a los adultos. Además. He excluido a Pseudoyersinia paui, ya que no la conozco bien y tampoco he podido encontrar ningún carácter distintivo para determinarla:

CLAVE MANTIS GRANDES:
1-        Tegminas con un ocelo blanco, verde, grande, poderosa – Sphodromantis viridis.
Tegminas sin ocelos – 2
2-        Borde del tórax dentado, mimética, la hembra con las alas truncadas – Rivetina baetica.
Borde del tórax liso – 3
3-        Alas posteriores con ocelo coloreado – Iris oratoria
Alas posteriores semitransparentes, sin ocelos – 4
4-        Tórax fino, casi tan largo como el abdomen, cresta cónica – Empusa pennata
Tórax macizo, de la mitad de longitud que el abdomen, ocelo negro en la base de las patas delanteras – Mantis religiosa

CLAVE MANTIS PEQUEÑAS:
1-        Sin alas ni esbozo de las mismas, ojos en punta – Apteromantis aptera.
Con alas, o esbozos alares – 2
2-        Tórax corto, patas delanteras pequeñas y sin espinas – Perlamantis alliberti.
Tórax de más del doble de largo que de ancho – 3
3-        Tórax más ancho junto a la cabeza – Geomantis larvoides.
Tórax más ancho cerca del centro – 4
4-        Ojos terminados en punta, pero sin mucrón; si hembra, abdomen engrosado y curvado – Ameles spallanziana
Ojos redondeados; si hembra, abdomen “normal” – Ameles decolor
Ojos terminados en punta, con un pequeño mucrón – 5
5-        …cajón de sastre, con Ameles assoi, A. nana y A. picteti.

En cuanto a fenología, todas son muy similares. Son Exopterygota, es decir, no pasan por fase pupal (no hay metamorfosis, ni capullo), así que desde que salen del huevo son muy parecidas a los adultos. Al final del verano y en otoño las hembras ponen una o varias ootecas, estructuras espumosas que se endurecen y protegen los huevos (varias decenas a varios cientos) en su interior. Pasan el invierno en forma de huevo, a salvo del frío y la intemperie. En primavera, emergen las ninfas y comienzan a buscarse la vida desde el primer momento, depredando sobre cualquier insecto pequeño que se les ponga a tiro. A lo largo de la primavera y verano van creciendo y madurando, y a mediados de verano ya pueden verse adultos. El cortejo no es muy elaborado: se basa en que el macho tiene que acercarse a una hembra agresiva y no muy dispuesta, y acoplarse a ella sin que se lo coman. Una vez que ya se ha acoplado, y empieza a bombear esperma, lo demás no importa: a la hembra, lo que más a mano le pilla es la cabeza, así que suele decapitarlo y empezar a devorarlo mientras aún sigue fecundándola… así que el macho es doblemente útil: fecunda a la hembra, y la alimenta, energía que se empleará en huevos, ootecas, y en definitiva, en que la especie perdure. Aunque lo cierto es que solo en las especies más grandes es común que la hembra decapite y se coma al macho, por ejemplo en las Ameles y en Empusa no se da este “canibalismo sexual”. Y después, ootecas y vuelta a empezar. Si el invierno es suave, algunos individuos (sobre todo hembras) pueden sobrevivir escondidos y alimentándose los días soleados, aunque no deja de ser una prórroga estéril: no verán una nueva primavera.

Antes he mencionado que pasan el invierno en forma de huevo. Eso es cierto para todas las especies menos una, la que da origen a esta nota, y cierra el círculo: Empusa pennata. Los adultos se encuentran a finales de primavera, con las primeras cópulas al principio del verano, y las ninfas emergen en verano y otoño, así que pasan el invierno refugiadas en la parte baja del pasto y los matorrales. Los días soleados suben a la parte alta del pasto, y aprovechan cualquier bicho pequeño que se les acerque, aunque en invierno no hay mucho que rascar. Siempre me ha parecido extraña esta adaptación: que un bicho termófilo se la juegue de esta manera, en una zona en la que los inviernos, sin ser duros, tienen días y semanas muy cabritos, es cuanto menos admirable. Afrontar el frío y la falta de alimento, para una criatura tan pequeña, ha de ser duro. Seguro que mueren la mayor parte de las ninfas: pisoteo de los ungulados en el pastizal, predación de insectívoros, heladas severas... ¿Ventajas? También: en cuanto llegan los primeros atisbos de primavera, las ninfas que quedan están preparadas para aprovechar la emergencia de la vida: dípteros, ortópteros, pequeños lepidópteros… cuando las ninfas de las otras mantis salen de su ooteca y empiezan a buscarse la vida, ¿a quién creéis que se encuentran? Entre otras, a las ninfas de Empusa. Con hambre atrasada de todo un invierno.

La Vida es maravillosa.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Carta a Don Emiliano García, Page de los Reyes Magos

     Carta a Don Emiliano García, Page de los Reyes Magos

    Cuan lejanas quedan esas ideas y palabras, tan bien presentadas y declamadas, que ofreció en la cena de gala de lejano II Congreso Nacional de Agentes Forestales y Medioambientales, allá por el 2013. Llegó representando a nuestros necesitados Reyes Magos, ofreciéndonos todo el oro, mirra e incienso, básicos para posicionar en buen lugar a este maltrecho Cuerpo al que usted quería aupar. En esa noche toledana se quedaron.

   Ciudad de la que usted tenía por entonces el bastón de poder, desde la que aspiraba y decía todo lo que se le ocurría, buscando de los  castellano-manchegos el Presidente ser.

   Por fin llegó su ansiado día, acalorado y celebrado Palacio de Fuensalida. Que bonitas palabras y cuanto mensaje contenían; …voy a dejarme la piel por Castilla-La Mancha porque quiero para ella lo mismo que para mis hijos…, …la dignidad como divisa…, …ejemplo permanente de que no hay que levantar los pies del suelo… y sobretodo …la renovación de la clase política tiene que consistir en que no sea clase. Vano mensaje en la parte que nos toca; imposible que nos colemos en su agenda, es dura como una roca. Ni una reunión ha mantenido con este colectivo, al que decía que tanto quería y ayudaría.

    Con tal ilusión prometió, que hasta nos confundió; y creímos ver en su “page” Don Guijarro al mesías, que portaría todas esas ofrendas con las que nos agasajaría.

     Esperanzas se pusieron en sus palabras; imaginábamos del pozo rescatado al Cuerpo de Agentes Medioambientales vapuleado al que Doña Soriano lo había arrojado.

    La reformada Consejería de Agricultura se volvió a acordar del Medio Ambiente, aunque con el tiempo comprobando que la distancia entre ambas sigue aumentando, siendo más larga que el encadenado de los segundos que de su legislatura están pasando.

   Varias reuniones hemos mantenido con su otro “page”, Don Arroyo, que por mucho que diga no nos saca del hoyo. Aún con talante digno de los Reyes de Oriente, con su ignorante verborrea y asesoría, nada nuevo decía;  y ello nos recordaría lo que Doña Soriano nos traía.

     ¡¡ Reuniones; cuántas palabras vacías, cuanto desconocimiento vimos, cuántas falacias había  !!

    Pese a esta situación, reciba en estas Navidades la felicitación de esta asociación; esperando que en su cuento de promesas e ilusiones, de “pages” y Reyes Magos, no nos traigan mas carbón; cuando usted de lo que nos hablaba, con cara de bonachón, era de todo el oro que nos traería en su zurrón.

martes, 17 de octubre de 2017

AGENTES MEDIOAMBIENTALES INVESTIGAN LA MUERTE DE UN LINCE IBERICO ATRAPADO POR UN CEPO

La lamentable muerte de un lince ibérico por el cepo colocado por un desaprensivo.


Según fuentes de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, desde el pasado día trece se está llevando a cabo por parte del Cuerpo de Agentes Medioambientales una investigación al objeto de esclarecer la muerte de un ejemplar adulto de lince ibérico, cuyo cadáver apareció atrapado por un cepo en el municipio toledano de San Pablo de los Montes.

Imagen de archivo: cepos decomisados por el Cuerpo de Agentes Medioambientales
Tras el aviso de un particular, y a requerimiento de la Guardia Civil, efectivos del Cuerpo de Agentes Medioambientales, así como técnicos del proyecto Life+Iberlince, se desplazaron a primeras horas de la noche del pasado día doce hasta un paraje de dicho término municipal, donde pudieron confirmar que el cadáver correspondía a un ejemplar macho de Lince ibérico, cuya liberación se produjo en marzo de 2016 dentro del programa Life+Iberlince, para la recuperación de los territorios históricos de la especie.
Una vez comprobados los hechos, los Agentes Medioambientales llevaron a cabo el levantamiento del cadáver según el protocolo establecido al efecto y procedieron a su traslado al Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas, situado en Sevilleja de la Jara, donde se llevará a cabo la correspondiente necropsia.

Según todos los indicios el animal murió por agotamiento al quedar atrapado, con el cepo que portaba de su pata, en una malla ganadera.

Desde la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha queremos mostrar nuestra más firme repulsa a este tipo de actos contra la fauna, fauna que en muchos casos, como en el que nos ocupa, está catalogada como protegida, posee un gran valor ecológico y que además se encuentra en situación de peligro de extinción.
También recordar que este método de caza o de control de depredadores, tan usado en decenios anteriores y que en buena medida fue una de las principales causas de la desaparición del lince ibérico en toda la península, es un dispositivo totalmente ilegal y prohibido. Su utilización está tipificada como delito en el actual Código Penal, lo que puede llevar aparejado penas de prisión de entre cuatro meses y dos años.

El proyecto Life+Iberlince, en el cual participa activamente el Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, está realizando un enorme esfuerzo por recuperar y sacar de la situación de “Peligro de Extinción” a esta emblemática especie, única en el planeta y claro exponente de la conservación de las especies y los hábitat, por ello es necesario el apoyo y la colaboración de todos los ciudadanos para alcanzar ese objetivo.

Por ello la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM), quiere hacer un llamamiento a la ciudadanía, para que cualquier persona que pudiese aportar algún dato de interés para la investigación, no dude en ponerlo en conocimiento.
Igualmente recordamos la necesidad de alertar a través del teléfono de emergencias 112 de todos aquellos casos en los que se detecten en el medio natural sustancias o medios prohibidos como puedan ser venenos y cepos u otras trampas y artes usadas para la captura ilegal de fauna, así como de cualquier situación de riesgo para la misma.


lunes, 28 de agosto de 2017

LA FUTURA LEY DE PROTECCIÓN DE ANIMALES DOMÉSTICOS PODRÍA DEJAR SIN COBERTURA A LOS CASOS EN EL MEDIO NATURAL DE CASTILLA-LA MANCHA

El proyecto de la futura ley deja fuera de actuación a los Agentes Medioambientales

El borrador actual de la futura Ley de Bienestar Animal publicado en la página web de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y que está desarrollando la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, no contempla la inclusión del Cuerpo de Agentes Medioambientales, cuerpo especializado en el Medio Natural y donde se producen 3 de cada 4 casos de abandono y maltrato a los animales domésticos, por lo que en estas zonas, fuera de los núcleos urbanos, se produciría una carencia de personal para llevar a cabo la lucha contra estos delitos e infracciones.

 Agente Medioambiental ante uno de los múltiples casos de maltrato o abandono animal que se dan en el Medio Natural
Desde APAM-CLM queremos mostrar nuestro profundo malestar por la omisión, una vez más, del Cuerpo de Agentes Medioambientales para el desempeño de una labor tan necesaria como la protección de animales domésticos. Las causas principales por las que el Cuerpo de Agentes Medioambientales debe ser incluido en la futura ley son varias, ya que es el único Cuerpo policial a nivel regional con el que cuenta la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, y que ostenta las competencias para velar por el cumplimiento de la normativa en el Medio Natural. 

En la actualidad el cuerpo cuenta con casi 500 efectivos, funcionarios que trabajan los 365 días del año repartidos por toda la región y con un gran conocimiento del territorio y la población rural, además de tener pleno conocimiento y experiencia en manejo de fauna silvestre y animales domésticos. El Cuerpo de Agentes Medioambientales es, con diferencia, el que cuenta con un mayor despliegue y operatividad para atender este tipo de situaciones en el Medio Natural.

En mayo del 2016 en una reunión con los representantes de los Agentes Medioambientales, el Consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, D. Francisco Martínez Arroyo, se comprometió y así lo manifestó en la prensa, a incluir a este Cuerpo cuando se abordara la modificación de la Ley de Protección de Animales Domésticos.

Desde APAM-CLM queremos recordar al Gobierno de García-Page que desde hace años el Cuerpo de Agentes Medioambientales viene realizando multitud de exitosas intervenciones sobre esta problemática social. Unas son de oficio como las funciones relacionadas con la caza, la recuperación de mascotas desaparecidas o incluso atrapadas para devolvérselas a sus titulares… y otras, cada vez más frecuentes, son bajo requerimiento de la ciudadanía, Asociaciones y ONGs activas en la defensa y protección animal, donde se contacta con el Cuerpo de Agentes Medioambientales reclamando sus servicios para participar en las situaciones de desamparo animal, siendo reseñables las intervenciones conjuntas con otros cuerpos, como, por ejemplo, Policía Local y Bomberos.

Varias Asociaciones y Organizaciones Conservacionistas han solicitado por escrito y en las diversas reuniones mantenidas con el Gobierno Regional, que se dote de competencias a los Agentes Medioambientales para atender los posibles casos de maltrato y abandono en el medio natural. Pese al sí inicial del Consejero, desconocemos los motivos por los cuales se hace caso omiso a esta petición, que se lanza ya desde diferentes organizaciones y que pondría fin al grave problema con el que cuenta la Consejería de Agricultura, que ostenta las competencias y, sin embargo, no cubre las necesidades reales de personal para poder atender este tipo de sucesos, que está en permanente aumento.

La inclusión del Cuerpo de Agentes Medioambientales en la futura ley no conllevaría coste económico alguno, ya que estos Agentes de la Autoridad trabajan cada día en el Medio Natural, por lo que más bien supondría una optimización de los recursos con lo que cuenta la Junta de Comunidades de Castilla La-Mancha.
La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales (APAM-CLM) quiere destacar la importancia de la colaboración ciudadana en la lucha contra estas infracciones, animando a la ciudadanía a reclamar la presencia de los Agentes Medioambientales a través del teléfono de emergencias 112 en caso de encontrarse con situaciones de abandono y maltrato hacia los animales domésticos.

domingo, 23 de julio de 2017

Seguimiento de una pareja y familia de águila imperial



Como ya conocerán sobradamente los seguidores de este blog, entre las muchas funciones del Cuerpo de Agentes Medioambientales se encuentran las de seguimiento y vigilancia de las especies amenazadas. 

Todos los años con el inicio de la época de cría de muchas de nuestras rapaces comienza uno de los trabajos más gratificantes y apasionantes de la profesión. El seguimiento y custodia de nidos.
¿Cuántas parejas de cada especie crían en nuestra comunidad? ¿Cuántos pollos vuelan cada año? ¿A qué problemas y amenazas se enfrentan?
Os vamos a contar como pocas veces, como es el seguimiento de una temporada de cría completa, en el sur de Ciudad Real, de una de nuestras especies bandera, el Águila Imperial Ibérica.

Allá por los meses de diciembre y enero las parejas de Águilas Imperiales comienzan con sus vuelos de cortejo, en los días fríos y despejados del último y primer mes del año, se pueden escuchar las sonoras llamadas que se hacen ambos ejemplares de la pareja. Un sonoro “Gok-Gok-Gok!!!” nos hace levantar la mirada hacia el cielo donde descubrimos al macho y la hembra haciendo trepidantes vuelos en paralelo, perfectamente coordinados, subiendo bruscamente para, seguidamente,  caer en picado y así durante varios minutos. Puede incluso que veamos cómo se hacen “regalos” el uno al otro a veces en forma de presa y en otras ocasiones simplemente objetos como piñas e incluso, con más suerte aún, alguna cópula. También se les observa defendiendo con fiereza su territorio de otras rapaces como los buitres que, a pesar de ser mucho mayores en tamaño, no dudan en acosar e incluso agredir hasta expulsarles de las inmediaciones.

La pareja posada en su territorio

No tardará en comenzar la construcción o reconstrucción del nido del año anterior con aportes de vegetación de la zona que en ocasiones arrancan al vuelo haciendo pases rasantes con las garras extendidas sobre las copas de los árboles.
Por el mes de febrero o marzo se encuentran ya nuestras Águilas imperiales incubando sus huevos, hasta cuatro de estos pueden llegar a poner y los escasos días de intervalo entre la puesta del primer huevo hasta el último suponen un hecho de gran trascendencia que marcará una diferencia de tamaño entre los hermanos que tendrá una enorme importancia de cara a sus posibilidades de supervivencia como veremos después. El proceso de incubación durará entorno a los 40 días. Durante ese tiempo ambos padres cuidarán con  mimo de sus futuros vástagos, turnándose en la incubación y dando la vuelta delicadamente cada pocos minutos a cada uno de los huevos.
En el mes de abril salen los pequeños polluelos del cascarón cubiertos de suave plumón blanco. En el caso de la pareja que nos ocupa, han sido cuatro los pollitos que han nacido, algo no del todo habitual, pero que si se da en algunas ocasiones. Mucho más difícil será que los 4 hermanos lleguen a completar su desarrollo, y es que la biología de esta esta especie, nos tiene reservada una macabra pero imprescindible estrategia de supervivencia, el cainismo.

Los cuatro pollos esperando la vuelta de un adulto

En la siguiente visita al nido ya solo se podían observar tres pollos, uno de ellos, el más pequeño, había resultado muerto y devorado por sus propios hermanos apenas unos días mayores que él, pero suficientemente más desarrollados y fuertes como para acabar con su vida.  En la vida de un pollo de águila imperial su veloz desarrollo hace que unos pocos días de diferencia en la puesta de los huevos marquen una gran diferencia de tamaño. Este fenómeno por el cual uno o varios hermanos acaban con la vida del menor se denomina cainismo. Tras su aparente crueldad se esconde una estrategia de supervivencia clave para la especie. Y es que no siempre las condiciones del entorno, disponibilidad de presas, etc son favorables para el desarrollo de tantos aguiluchos en un mismo nido, de tal forma que solo eliminando “competencia” puede asegurarse que al menos uno llegue a alzar el vuelo.

 Marcada diferencia de tamaño entre hermanos

Siguen transcurriendo las semanas, la abundancia de presas en la zona, principalmente conejo, hace que los tres pollos restantes sigan con su desarrollo bajo la atenta mirada de los agentes medioambientales sin contratiempos, incluso poco a poco son menos evidentes sus diferencias de tamaño.
Pero la calma en nuestro nido de Águila Imperial no dura demasiado tiempo. Pasados unos días observamos como uno de los pollos ha desaparecido del nido. Aún es pronto para que haya alzado el vuelo, pero a la vez, todos los ejemplares presentan un tamaño suficiente como para descartar el cainismo como causa de tal desaparición. De inmediato se procede de forma minuciosa a la búsqueda del individuo, el cual es encontrado bajo el nido con graves lesiones en una de las patas y el ala, como consecuencia de la caída. El animal es recogido y trasladado con urgencia al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje “El Chaparrillo”.

Ejemplar caído 


A día de hoy, los dos hermanos que aún quedaron en el nido, ejercitan sus músculos batiendo sus alas para, en no demasiado tiempo, dar el salto definitivo fuera de su nido, mientras que el ejemplar accidentado es cuidado con mimo en el centro de recuperación de donde esperemos salga pronto para poder ser partícipes también de sus correrías en libertad.

Los dos hermanos musculando

Creemos que no podemos terminar estas líneas sin reconocer la gran labor y la exquisita profesionalidad que demuestran día a día los trabajadores del Centro de Recuperación de Fauna de “El Chaparrillo” cuya vocación y amor por la fauna salvaje suplen muchas de las carencias en forma de material y personal que sufren. Así mismo, recordamos una vez más a la ciudadanía que ante cualquier incidencia con fauna salvaje comunique de inmediato con el Cuerpo de Agentes Medioambientales a través del teléfono 112 o bien directamente en sus oficinas.